¡Ya puedes acceder a nuestra nueva zona VIP!

La carrera de la rata


¿Alguna vez has escuchado eso de que la clase media es la base del sistema? Pues bien, el sistema educativo está diseñado para que seas clase media. Te enseñan matemáticas, historia, lengua… un amplio abanico de conocimientos dirigidos a un futuro académico pero ¿Qué hay de ti? ¿Te explicaron cómo funcionaba un contrato, o una hipoteca? La educación financiera se transmite de padres a hijos pues está completamente olvidada en la educación básica. Y los padres hacen lo que pueden: Estudia, saca una carrera y consigue un buen trabajo que ya descansaras cuando te jubiles. Al mundo le da igual cuales son tus intereses y pronto todos nos damos cuenta de que somos esclavos de nuestras decisiones, de nuestras deudas. Te contaré una historia que seguro, te suena:

La carrera de la rata

Marcos no es tonto, Marcos estudió medicina porque sabía que estaba bien pagado, él, como todos, quería tener una buena vida. Además era muy bueno, así que cuando terminó la carrera ya tenía un trabajo. Se echó una novia y muy jovencitos se compraron un piso -porque todo el mundo sabe que comprar es mejor que alquilar- y ¿qué mejor que inversión que el ladrillo? Eran muy felices. Tanto que pronto llegó la boda, Marcos quería viajar a Canadá, es su sueño y Sara, su novia, quería tener una boda digna de una estrella. Sólo se iban a casa una vez así que valía la pena cumplir sus sueños, y pidieron un crédito. Sin darse cuenta Marcos y Sara ya tenían 30 años y el pack completo: un trabajo, una hipoteca y un préstamo que pagar.

Entonces Sara se quedó embarazada y tuvo que pedir una reducción de su jornada laboral para poder encargase de la criatura. La casa se les había quedado pequeña y se mudaron a las afueras, donde hay casa más baratas. Como ahora vivían más lejos del centro necesitaban un segundo coche para poder moverse para ir al trabajo o llevar a su hijo al colegio. Sara según pudo volvió a su jornada completa y Marcos pidió un aumento porque ya no llegaba a fin de mes.

Los ingresos de ambos crecieron, pero a la vez que crecían sus ingresos también crecían los gastos. Su hijo ya era mayor y había que financiar una comunión y además querían viajar a EuroDisney, a plazos…

Puede parecer exagerado pero, en realidad, esta la historia de la mayoría de la clase media occidental, vivimos esclavos del consumismo que nos ata a nuestras deudas, que a su vez nos atan a un trabajo que marca el ritmo de nuestra vida. Algunos no viven tan de cerca esta situación porque han tenido la suerte de trabajar en aquello que les gusta, o porque tienen tiempo suficiente para disfrutar de sus intereses y su familia. Sin embargo, si no eres de este grupo de afortunados, es probable que no te hayas dado cuenta, pero vives en la carrera de la rata. Dando vueltas en una rueda que ni avanza ni te lleva a ningún sitio.

¿Qué puedo hacer?

El principal motivo por el que has llegado a esta situación es porque no tienes educación financiera, no estas controlando tu economía y si tu no controlas tu economía otros lo harán por ti. Empieza a cambiar tu chip:

  1. Abre los ojos: haz un ejercicio muy simple: calcula cuanto dinero has ganado en los últimos años y luego calcula cuanto de ese dinero todavía conservas, la relación entre estos dos números determinan el estado de tus finanzas personales.
  2. Edúcate: Desde que existe Internet si no sabes sobre algo es porque no has querido, ponle ganas, busca información y si ves que no encuentras un rato recurre a los podcast.
  3. No seas un consumista: A la hora de gastar debes tener en cuenta si lo que vas a comprar es realmente necesario. No gastes mas de los que ganas ni intentes vivir por encima de tus posibilidades.
  4. Preahorra: Recuerda pagarte a ti primero, cuando cobres o sepas que te va a llegar la nómina deberías tener una segunda cuenta a la que se le transfieran automáticamente al menos un 10% de lo que has ganado, eso te permitirá tener un colchón financiero y podrás ver la vida de otra forma.
  5. Pasa de ahorrador a inversor: No solo vale con asegurarse de que vas a estar protegido el día de mañana también es importante conseguir que tu dinero trabaje para ti y no al revés.

 

«Gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos» -Will Smith

Etiquetas: ahorra, aprender, broker CFD, carrera, CFD, cfd mas, CFD trading, CFDmas, CFDs, consumista, consumusmo, contract for difference, contrato por diferencia, de la, dinero, Economía, educacion, educate, financiera, inversor, invierte, Noticias, preahorra, rata, trading, trading CFD,

Contenido bloqueado Acceder a la zona VIP de CFDmas